lunes, 27 de marzo de 2017

ARGENTINA SIGUE SIENDO VIOLENTA


Un rojo en el calendario

La directora del Observatorio de Derechos Humanos del Senado de la Nación, Norma Morandini opinó para Télam sobre el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia para recordar el golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976.

Por Norma Morandini


Aun a riesgo de que el rojo en el calendario confunda el Día de la Memoria trágica con la festividad de los feriados, el 24 de marzo siempre será lo que ya es: el día en el que el terror se institucionalizó desde el Estado, dejó muertes y sufrimiento, mató la política, amordazó la libertad, nos humilló como país y nos rezagó como Nación.

La llamada "operación Aries"- el 24 de marzo coincidió con el cumpleaños del hijo del dictador Jorge Videla-, detonó un plan de muerte en el que deliberadamente se ocultaron los cadáveres para negar los crímenes. Una estrategia perversa para evitar que esos cadáveres como prueba macabra pudieran condenar a un estado que se hizo terrorista. A los presos desaparecidos los ocultaron en campos de detención clandestinos. A los desaparecidos nadie los vio morir. Sin embargo, esa ausencia es la prueba innegable de que en Argentina todo fue clandestino y mentiroso. Hasta las palabras nos delatan. El eufemismo impuso su disfraz. Nombramos desaparecidos a los que son presos asesinados. Y "proceso" a lo que lo niega: la inmovilidad de una sociedad maniatada por el terror.

En la medida que nos fuimos alejando de aquella fecha trágica, se politizó su evocación. La glorificación de los combatientes al congelar y falsificar el pasado despertó lo que estaba dormido, la velada reivindicación de la "guerra sucia". Sin que podamos instaurar una verdad histórica fuera de expediente judicial, ni reconocer que en cada víctima hay una parte de nosotros que negamos cuando creímos que lo que sucedía nos era ajeno.

Al igual que sucedió con la Declaración Universal de derechos humanos, nacida de los horrores del nazismo y la guerra, en nuestro país, los dirigentes sensatos entendieron que la incorporación de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos a la Constitución reformada en 1994 iba a ser un instrumento de pacificación y democratización. Sin embargo, con una tradición política autoritaria, se confundieron los derechos humanos con los juicios a los represores. Sin que se termine de entender que son el mayor instrumento de pacificación, conjugan con la vida y la libertad. Vale entonces, entender que lo que define la naturaleza humana es la dignidad y por eso las personas tenemos derechos solo por nuestra condición de personas. Es un contrasentido invocar los derechos humanos y no respetar la opinión ajena. Más grave aún: ejercer el derecho fundamental de la libertad del decir para "incitar al odio y la violencia", condenado por el Pacto de San José de Costa Rica en su artículo 13. Lo mismo sucede cuando se reclaman los derechos consagrados por la Constitución democrática pero se denuesta al sistema democrático que le da fundamento a esos derechos.

Hoy que peligrosamente volvemos a enfrentarnos por las ideas políticas, el 24 de marzo debiera recordarnos que fue la violencia política la que antecedió a esa orgía de muerte. A esta altura ya debiéramos saber que las crisis económicas se resuelven en años, en cambio, las tragedias por la violencia política se perpetúan en varias generaciones. Resta a la política erradicar el autoritarismo y a la educación las lecciones morales para que los valores de la tolerancia y el respeto no solo expíen los resquemores dejados por el terror sino para evitar que nuevos muros se levanten entre nosotros. Si realmente encarnamos en nuestros corazones el Nunca Más, debemos salir del lugar de la indiferencia para tornarnos auténticos ciudadanos, responsables con el devenir y con la libertad que se les negó a tantos de nuestros compatriotas.

(*) Periodista y directora del Observatorio de Derechos Humanos del Senado de la Nación.

MIENTRAS PIERDEN MEDIO ORIENTE JODEN EN EUROPA DEL ESTE


Entre los detenidos activistas de la “Legión Blanca” hay combatientes profesionales. Sobre esto informó el Comité de Seguridad del Estado de Bielorrursia a la prensa.
El Comité de Seguridad del Estado abrió una causa penal por el hecho de formación y preparación para la participación en disturbios masivos (inciso 3, artículo 3 del código penal de la República de Bielorrusia) a los detenidos activistas de la “Legión Blanca” encabezado por Miroslav Kozovsky, y también del “Frente Juvenil” encabezado por Dimitri Dashkevich-en total 26 personas. Se realizaron 29 búsquedas en los lugares donde ellos viven, los viajes el almacenamiento de objetos y documentos. Fueron incautados fusiles Kalasnikovs, carabinas, 2 pistolas, balas, granadas, bastones, lanzador de cuchillos y hachas, objetos sustancias para la fabricación de aparatos explosivos improvisados, uniformes militares, chalecos antibalas, cascos, equipos médicos con insignias de la OAN, diferentes atributos al “Batallón Azov”, “Grupo táctico de Belarus”, “UNA-UNSO, y también manuales para realizar operaciones militares en la ciudad.
Las acciones de operaciones y de investigación en el proceso penal continua, incluso con el objetivo de establecer y detener a todos los involucrados en actividades ilegales.
“Así mismo en el caso con la “Legión Blanca” nosotros lidiamos con combatientes con preparación profesional de edad entre los 25 a los 43 años”,-señalaron en el Comité de Seguridad del Estado de Bielorrusia.
El servicio de inteligencia no excluye que las confiscadas armas a los activistas de la «Legión Blanca» se utilizarían durante las protestas en las calles el 25 de marzo. Los líderes de la «Legión Blanca» para el mismo propósito han estado buscando atraer a los activistas del «Frente Juvenil» dirigida por Dimitri Dashkevich. Además, estaba prevista la llegada de combatientes procedentes de Ucrania. Se trata de los seguidores de la UNA-UNSO, con quien la «Legión Blanca» ha estado trabajando estrechamente con los años 90, así como de otras personas que participaron en los combates en el este de Ucrania componiendo las formaciones nacionalistas. Sobre el apoyo a los miembros de la “Legión Blanca” de contactos con categoría especificada y el apego a opiniones similares de las evidencias incautadas durante la búsqueda de los correspondientes atributos.
Además de esto, se recibió la información sobre la posible participación en las acciones extremistas de grupo de jóvenes de nacionalidad extranjera con el objetivo de apoyar a los organizadores de las acciones de protesta en Bielorrusia.
Detrás ONGs y fundaciones occidentales
La protesta de la oposición bielorrusa, planeada para el sábado 25 de marzo en Minsk, según los mismos organizadores, tiene como objetivo el cambio de poder en el país. Sin embargo, el Gobierno de Alexandr Lukashenko ha tomado medidas contra un posible levantamiento armado, asegura Filip Prokudin, columnista de Lenta.ru.
El 25 de marzo de este año, en el aniversario de la proclamación de Bielorrusia como República Nacional en 1918, la oposición planea salir a las calles a pedir la destitución de Alexandr Lukashenko, quien lleva en el poder desde hace 23 años.
No es la primera vez que la oposición sale en esta fecha a protestar, enfrentándose a la Policía y a otras fuerzas del orden, explica Prokudin.
Teniendo en cuenta que durante tres años los opositores bielorrusos han aplaudido los 'éxitos' de la oposición en Ucrania, por los resultados de las protestas conocidas como Euromaidán, las cuales devinieron en un golpe de Estado, está claro por qué el Gobierno bielorruso busca evitar que se repita algo parecido en su país.
No en vano, resalta el columnista ruso, Lukashenko comentó públicamente la detención de decenas de personas que se preparaban para realizar "provocaciones armadas" en el país.
El mandatario bielorruso aseguró que los extremistas se entrenaban no solo en Bielorrusia sino también en campamentos protegidos en Ucrania, Lituania y Polonia. Estos dos últimos países, además, estarían apoyando económicamente a los combatientes, de acuerdo con Lukashenko.
Además, en un acto fuera de lo común, los servicios de inteligencia bielorrusos publicaron un vídeo donde se muestra la detención de varios combatientes que intentaron cruzar la frontera entre Ucrania y Bielorrusia, portando consigo armas, proyectiles, granadas, cuchillos, hachas, materiales para la construcción de bombas caseras, uniformes militares y manuales para la ejecución de maniobras militares en zonas urbanas.
El Gobierno bielorruso señaló que se trataba de miembros de los grupos extremistas 'Legión Blanca' y 'Frente joven', que tienen relaciones con la organización ucraniana nacional UNA-UNSO y que buscan alterar el orden este 25 de marzo.
Ucrania, Lituania y Polonia criticaron a Lukashenko por las acusaciones, mientras que la oposición bielorrusa afirmó que el presidente "se volvió loco".
Sin embargo, opina Prokudin, existe un precedente para que Lukashenko esté preocupado: las constantes protestas que se observan en todo el país desde febrero de este año, resultado de la implementación de diversos impuestos y del empeoramiento de la situación económica en el país.
"En este contexto, las declaraciones de Lukashenko acerca de las decenas de combatientes listos para atacar y las amenazas de la oposición suenan muy preocupantes", resalta Prokudin.
Sin embargo, los expertos tienen opiniones diversas sobre el tema: mientras unos ven las declaraciones de Lukashenko como una forma de propaganda y consideran que un Maidán bielorruso no es posible, otros, por el contrario, creen que el precedente ucraniano y el parecido con la situación actual en Minsk son suficientes para considerar una posible revolución en ese país.
​Mientras tanto, el líder de la oposición bielorrusa en el congreso, Nikolái Statkévich, prometió que, en caso de ser necesario, los activistas se quedarán en el centro de la capital, mientras que otro opositor, el líder de la campaña 'Bielorrusia europea', Dmitri Bondarenko, se mostró seguro de que el resultado de este movimiento será un cambio de poder en Minsk.
Por todo esto, el 25 de marzo es un día en el que todos los ojos del mundo estarán puestos sobre la capital de Bielorrusia.

UN CLAMOR POPULAR:FUERA MACRI

domingo, 26 de marzo de 2017

ALBERTO PRADILLA

ITALIANOS CAGONES Y COBARDES SOLO TIENEN A ARMANI

80 años de la batalla de Guadalajara, la primera derrota del fascismo

Del 8 al 23 de marzo de 1937 se enfrentaron el Ejército Popular y las Brigadas Internacionales al Corpo Truppe Volontarie italiano y el ejército franquista
  •  
  • .
  • .

Milicianos del Ejército Popular de la II República entran en la ciudad de Guadalajara
Milicianos del Ejército Popular de la II República entran en la ciudad de Guadalajara - José Díaz Casariego
M. CEBRIÁN .

Ángel Martínez Álamo relataba a sus nietas, las hermanas María y Laura Lara, a modo de cuento y cuando eran pequeñas, sus vivencias de cuando estuvo alistado a cargo de las transmisiones en el laboratorio bélico de la Alcarria durante la batalla de Guadalajara. Ahora, cuando se cumplen 80 años de la contienda, estas dos jóvenes historiadoras guadalajareñas, autoras de diferentes libros y Premio Algaba por su obra «Ignacio y la Compañía. Del castillo a la misión», analizan para ABC lo que supuso el penúltimo intento del bando nacional por conquistar Madrid durante la Guerra Civil Española.
La batalla de Guadalajara tuvo lugar entre el 8 y el 23 de marzo de 1937 en torno a la capital alcarreña y en ella participaron el Ejército Popular Republicano con el apoyo de las Brigadas Internacionales y, por otro lado, el Corpo Truppe Volontarie italiano apoyado por el ejército franquista, y en concreto por la División Soria comandada por el general Moscardó. En las primeras horas, explica María Lara, la balanza pareció inclinarse a favor de las tropas italianas, capitaneadas por Mario Roatta, alias «Mancini», quien gozaba de la amistad de Mussolini y de la Alemania nazi.
Según cuenta Laura Lara, durante todo el 8 de marzo de 1937, los italianos bombardearon con su artillería el frente republicano al mando del coronel Víctor Lacalle, rompiendo la línea con sus tanquetas. Al día siguiente, el 9 de marzo, el Corpo Truppe Volontarie siguió su avance con tanques pesados y, hasta el 11 de marzo, los nacionales parecieron ir adelante. Sin embargo, subraya, «Guadalajara supuso un turno de réplica constante» y las cosas cambiaron de signo, de modo definitivo, el 12 de marzo, cuando las tropas leales a la República se repusieron lanzando la contraofensiva.

Brihuega, papel fundamental

Es aquí donde Brihuega juega un papel fundamental, tal y como destaca Laura Lara, pues esta localidad guadalajareña fue el destino de un movimiento envolvente en el que las divisiones del ejército republicano, comandadas por Enrique Líster y Cipriano Mera, cosecharon éxitos. Otro hito republicano se registró el 14 de marzo, en los bosques de Brihuega, al ocupar la XII Brigada Internacional el Palacio de Ibarra, tomado jornadas antes por los «camisas negras». Y también, en la noche previa, la retirada del CVT y la consiguiente recuperación de Trijueque por la Brigada Thaelmann y la 1ª Brigada de Asalto de Valentín González «el Campesino».
A partir de la segunda semana, relata Laura Lara, «en las filas nacionales a menudo se escuchaba el grito de fratelli (hermanos). En desbandada, yacían los cadáveres de los italianos y sus enseres: documentos militares, cartas de familiares, fotografías de corridas de toros o de víctimas de la guerra colonial en África, documentos de la catedral de Sigüenza, botas…». Y es que, tal y como indica María Lara, «la batalla de Guadalajara significó la primera derrota internacional del fascismo, ya que entre ríos de sangre, por el ego del Duce, la expedición italiana sufrió unas 6.500 bajas».
Coincidiendo con la batalla de Guadalajara, María Lara cuenta una anécdota acaecida durante ese mes de marzo de 1937. Por aquel entonces, el poeta Rafael Alberti y su mujer María Teresa León visitaron a Stalin en la Unión Soviética, ya que en Rusia se programaban guiones protagonizados por Federico García Lorca o por Dolores Ibarruri «La Pasionaria» y el teatro del Siglo de Oro se representaba en el Kremlin. De hecho, según señala la historiadora, fue Stalin quien informó a Alberti de la derrota italiana en Guadalajara y tan alta fue la proyección internacional de este triunfo de las fuerzas aliadas con la República que, en agosto de 1944, uno de los primeros autos blindados que liberaron París se llamó Guadalajara.
Precisamente de Rusia, indica Laura Lara, llegó a Guadalajara el periodista de mayor renombre de los que envío la Unión Soviética para cubrir esta batalla, Mijail Koltsov, quien informó de que «los elementos atmosféricos fueron los mejores aliados de los republicanos». Así describió la jornada del 13 de marzo de 1937: «Llueve a cántaros todo el día. Las nubes bajan, envuelven los valles y los barrancos, no se ve el cielo… La gente está calada hasta los huesos. Todos se enrollan en las mantas, pero las mantas son enormes esponjas empapadas de agua».
Paradójicamente, según señala Laura Lara, «los nacionales no podían salir del lodo desde la Nacional II y, así, se materializó el primer colapso o atasco de esta vía de comunicación entre Madrid y Zaragoza. El soporte aéreo al ejército sublevado tampoco pudo canalizarse a través de la ayuda que la Legión Cóndor estaba dispuesta a prestar, pues la meteorología impidió el uso de los aeródromos de campaña de Soria. La base aérea más próxima que estaba en condiciones de ser utilizada era la de la capital aragonesa, situada a más de 200 kilómetros, es decir, muy lejos».

Las historiadoras guadalajareñas y hermanas María y Laura Lara
Las historiadoras guadalajareñas y hermanas María y Laura Lara- ABC

Además de Guadalajara capital y Brihuega, en el listado de municipios guadalajareños que fueron escenarios de la batalla, ambas historiadoras citan Cogolludo, Cifuentes, Torija, Jadraque, Trijueque, Masegoso, Romancos, Hita, Las Inviernas, Alaminos, Hontanares, Renales, Membrillera, Arbancón o Taragudo, entre otros. María Lara dice que, «desde el Pico del Águila al castillo templario de Torija, entre 1936 y 1939 los pueblos quedaron vacíos de varones en edad laboral. Niños, mujeres y abuelos aguardaban con expectación los partes mediante las ondas de alguna emisora ubicada en una casa solariega. Pero, a menudo, el estruendo llegaba con los temibles obuses hasta los mismos dinteles de las viviendas».
«Los bandos de evacuación dejaban desiertas villas y aldeas, cada persona expresaba de una forma su dolor e incertidumbre: en una fecha entraban a caballo los nacionales teniendo como telón el palacio de Cogolludo; otro día las ancianas buscaban alguno de sus enseres en el amasijo de escombro al que había quedado reducida su morada centenaria; en otra tarde sin escuela los pequeños del lugar se emocionaban- con ese ímpetu de infancia que no calibra consecuencias-, al contabilizar más de 200 camiones, tanques y vehículos militares desfilando cerca de las eras», relata María Lara.
Los parajes donde se combatió, la historia oral con interesantes anécdotas del paso de las tropas de ambos bandos y el recuerdo en la prensa, pues las máquinas de escribir experimentaron un continuo tecleo tanto en las dos cabeceras de ABC como en medios del extranjero, sirven aún hoy de testimonio de lo que fue la batalla de Guadalajara. El 12 de marzo del 37, en ABC, mientras desde Sevilla se lanzaban noticias afines a los nacionales, en Madrid se daba cuenta del empuje republicano con la viñeta de un brigadista comiendo macarrones.
De este modo, tal y como afirma Laura Lara, «España suscitó una guerra civil de tinta que convirtió el periodismo en una continuación del barrizal y de la metralla». En Guadalajara Ernest Hemingway contempló la auténtica dimensión internacional de la conflagración. Con el realizador holandés Joris Ivens, de militancia comunista, captaría luego imágenes para el documental The Spanish Earth (Tierra Española, 1937), del que el estadounidense fue guionista y locutor.
Por Guadalajara pasó también la fotógrafa alemana Gerda Taro, pareja sentimental y profesional de Robert Capa. Las instantáneas de Gerda transmiten una visión diferente del conflicto, menos centrado en el despliegue militar y más en la retaguardia, como reflejan las fotos hechas en Brihuega de casas dañadas por los bombardeos o la escena tomada en la Plaza del Coso de esta localidad con dos niños, uno de los cuales lleva un sombrero de la CNT.
Pero, como testimonio oral, también quedan los poemas de la batalla de Guadalajara (de Miguel Hernández o de José Herrera Peteres, entre otros) y las coplas entonadas por los republicanos para conmemorar la victoria:
«¿Qué es aquello que reluce
en lo alto de aquel cerro?
La brigada de El Campesino
que viene rompiendo el fuego».
O las canciones del bando nacional en el consabido pique con los italianos:
«Guadalajara no es Abisinia.
Aquí los rojos tiran bombas como piñas.
Los italianos en las trincheras
no se desprenden de las camisas de seda.
Españolita no te enamores,
espera a que vuelvan los españoles»..

sábado, 25 de marzo de 2017


A 40 AÑOS DE SU ASESINATO Y DESAPARICIÓN
Homenajes a Rodolfo Walsh
El escritor y periodista será recordado hoy en el Museo Sitio de Memoria ESMA en la habitual "Visita de las Cinco". También será homenajeado en San Vicente, donde vivió sus últimos años y en la Biblioteca Nacional.
Rodolfo Walsh fue asesinado el 27 de marzo de 1977 tras denunciar las atrocidades de la dictadura.
Rodolfo Walsh fue asesinado el 27 de marzo de 1977 tras denunciar las atrocidades de la dictadura. 
A 40 años de su desaparición, se realizarán hoy varios homenajes a Rodolfo Walsh. El escritor y periodista será recordado en el Museo Sitio de Memoria ESMA, adonde fue llevado por el grupo de tareas 3.3.2 que lo asesinó el 25 de marzo de 1977 grupo de tareas 3.3.2, y en la casa de la localidad de San Vicente donde vivió sus últimos años y en la Biblioteca Nacional.
En el predio de la ex ESMA, avenida del Libertador 8151, hoy a las 17 se realizará la habitual "Visita de las Cinco" que consiste en una recorrida con invitados especiales los últimos sábados de cada mes y en la que hoy participarán el periodista, amigo de Walsh y presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky; el abogado, docente y sobreviviente de ese centro clandestino de detención Martín Gras; el periodista, escritor y guionista Marcelo Figueras.
También en el Museo Esma podrá visitarse hasta el 23 de abril, de martes a domingos de 10 a 17 horas, la instalación "Walsh en la ESMA", una exhibición de tres piezas audiovisuales basadas en testimonios de sobrevivientes de ese centro clandestino de detención.
La exhibición reúne apuntes de Lilia Ferreyra, compañera de Walsh, sobre el último cuento del escritor, "Juan se iba por el río" y que fue junto con Gras,  los únicos que lo habían leído ya que fue robado cuando su casa de San Vicente fue allanada antes de ser secuestrado.
Por su parte, el autor de "Operación masacre" será homenajeado en la Biblioteca Nacional con la muestra "Rodolfo Walsh. Los oficios de la palabra", que se extenderá hasta el 16 de julio, dedicado al texto publicado en 1957 por la editorial Sigla con la exhibición de sus artículos en la revista Mayoría, las cuatro ediciones publicadas y archivos con correcciones de puño y letra del escritor.
También se expondrán ejemplares de "El caso Satanowsky" y "¿Quién mató a Rosendo?", así como de sus primeros cuentos, piezas de teatro, su faceta de periodista y las repercusiones de su desaparición y asesinato perpetrado por la última dictadura militar.
En San Vicente, por octavo año consecutivo, organismos de derechos humanos, espacios políticos y vecinos marcharán desde la casa de Walsh hasta la estación de trenes, repitiendo el mismo recorrido que realizó el 25 de marzo de 1977 para viajar a la ciudad de Buenos Aires. La concentración será a las 17 sobre la ex calle Triunvirato (ahora Rodolfo Walsh), que linda con el predio del ferrocarril Roca en San Vicente.
Walsh fue asesinado el 25 de marzo de 1977, un día después de publicar la Carta abierta de un escritor a la Junta Militar, donde denunciaba tanto los secuestros y desapariciones de personas como las consecuencias de las políticas neoliberales aplicadas por el gobierno de facto. Fue abordado por miembros de Grupo de Tareas 3.3.2 de la ESMA en la esquina de las avenidas San Juan y Entre Ríos, que lo acribillaron cuando intentó resistirse al secuestro. Los represores lo llevaron moribundo a ese centro clandestino que alojó a unos cinco mil detenidos, muchos de ellos arrojados en "vuelos de la muerte". Esa madrugada una patota irrumpió también en su casa en San Vicente de donde se llevaron gran cantidad de papeles y documentación, entre ellos su último cuento de ficción, "Juan se iba por el río", también desaparecido en la ESMA.

ADIOS MOSUL Y SUNNIES

LOS YANQUIS ESTAN BOMBARDEANDO MANZANA POR MANZANA Y NO VAN A DEJAR NINGUN SUNITA VIVO.
TODO EL QUILOMBO QUE MONTARON CON LOS BOMBARDEOS RUSOS DE ALEPO Y AHORA ESTAN CALLADITOS...