jueves, 25 de agosto de 2016

HOMENAJE A LAS CHINITAS


Entrevista a Andrés Zarneri, coordinador del Monumento a la Mujer Originaria (MMO)
"Cuando terminemos el MMO lo donaremos a la ciudad de Buenos Aires y pediremos sacar el monumento al general Roca que está a metros de la Plaza de Mayo"



M.H.: Es un momento particularmente difícil para la realización del proyecto del Monumento a la Mujer Originaria (MMO), porque el jueves pasado a la noche, varios móviles policiales entraron a la ex ESMA para desalojarlos, clausuraron el lugar y quedaron en custodia policías de civil y uniformados. ¿Cuál es tu versión de los hechos?

A.Z.: Hace seis años que estamos en ese lugar, en la ex ESMA, el campo de concentración donde desaparecieron por lo menos 5.000 compañeros. Nos prestaron el espacio para hacer el MMO, una obra que no solo tiene carácter artístico y escultórico, sino que además es una obra política, porque se lleva a cabo con la donación de una enorme cantidad de personas, de algo tan pequeño como una llave de bronce. Hacerlo de esa manera nos pareció la más legítima para que tenga muchos dueños, que sea muy popular, una obra legítimamente colectiva.

Además, hacerlo dentro de la ex ESMA le suma el valor de un lugar donde se promocionan los Derechos Humanos, que es un espacio de recuerdo de “los más americanos de todos” como decía Eduardo Galeano, que son esos pueblos originarios que tienen mucha dignidad y mucha cultura para propagar y que aprendamos. Saber más sobre los pueblos originarios es conocer más sobre nosotros mismos.

Nos hemos visto sorprendidos el jueves a la noche, o mejor dicho el viernes a la mañana, cuando fuimos a trabajar de manera voluntaria, ad honorem, como lo hacemos hace 6 años, porque este proyecto nunca requirió de dinero, en ninguna de sus etapas. Nos encontramos con que la puerta del galpón del MMO estaba clausurada. Nos enteramos averiguando, que en la noche del jueves habían llegado varios patrulleros, algunos oficiales uniformados, con una orden pidiendo que se clausure el lugar, dejándonos afuera, con todas nuestras cosas adentro, la escultura misma que tiene casi diez metros, las casi diez toneladas de bronce, etc.

Ese es el perjuicio al grupo que está haciendo esta tarea, pero lo que nos ha dolido a todos es esta llegada a un lugar tan sensible, como lo es la ex ESMA, un espacio carísimo a la memoria de todos. Eso es lo que en primer lugar generó un gran revuelo entre todos los organismos de Derechos Humanos, quienes no tardaron en manifestar su repudio a este hecho.

Estamos viendo con abogados y distintos representantes de pueblos originarios y de Derechos Humanos cómo seguimos, porque nuestra idea no es solo recuperar nuestras cosas, sino que abran la puerta de ese galpón para poder terminar el MMO. En eso estamos ahora.

M.H.: Recuerdo que hace unos meses hicimos una entrevista a raíz de que el Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, había pedido que desalojaran el lugar de manera informal. En una nota que le dio al diario Clarín el pasado 18 de febrero, había afirmado que ustedes eran usurpadores. ¿Qué podés comentar respecto de esta declaración?


A.Z.: Paradójicamente ahora la Secretaría de Derechos Humanos, se llama Secretaría de Derechos Humanos y Diversidad Cultural, pero la verdad que de diversidad y tolerancia mucho no están demostrando.

El Secretario de DDHH cada vez que se refiere al proyecto del MMO, dice que somos usurpadores o ilegales, intenta describirnos como quien entra por la ventana. En una de esas notas dijo que nosotros tenemos nuestra propia llave, eso no es así, porque cada día que entramos a ese lugar tenemos que pedirla en administración y nos abren. Nos abren porque tenemos permiso, si no lo tuviéramos no nos permitirían entrar. Ningún usurpador le pide la llave al dueño para entrar a la casa todos los días.

Lo que está claro es la diferencia política que sostiene, el desprecio hacia nuestra tarea. Lo entendemos porque lo deben pasar mal con nosotros como vecinos, por todas las actividades que hacemos. El 19 de marzo, por ejemplo, se hicieron 3 actividades en la ex ESMA, dos fueron de Nación y Ciudad, fueron muy pequeñas respecto a la que organizamos nosotros, que se llamó Kimun, que significa “memoria” en mapuche, a la cual vinieron aproximadamente 4.000 personas en pocas horas. Fue muy marcada la diferencia de la cantidad de personas que fueron a la actividad organizada por este “grupo de usurpadores” como le gusta llamarnos, que estamos hace 6 años trabajando en el espacio. Nosotros estamos convencidos de que estamos haciendo una tarea muy noble, sin embargo nos pasa esto, el Secretario de DDHH de la Nación cree que somos un grupo de usurpadores e intenta encerrarnos en esa figura.

Los pueblos originarios fueron quizás nuestros primeros desaparecidos


M.H.: Tal vez alguien puede pensar que es un capricho de ustedes el construir ese monumento en la ex ESMA. Me gustaría que aclararas esto a los oyentes.

A.Z.: La pregunta sería qué tiene que ver el lugar más emblemático de todos, respecto a los Derechos Humanos. En un principio se referencia a la ex ESMA como el lugar en el que murieron 5.000 personas, muchos de ellos fueron tirados al río luego de ser secuestrados por el propio Estado. Pero los pueblos originarios fueron quizás nuestros primeros desaparecidos, sufrieron las mismas cosas. Desde el robo de bebés, la tortura, el trabajo esclavo, el destierro, el fusilamiento; todo lo que les pasó a los 30.000 desaparecidos, le había pasado antes a una enorme cantidad de miembros de esta familia humana que son nuestros pueblos originarios, sobre todo, en la mal llamada Campaña del desierto, perpetrada por el Ejército y el Estado argentinos, los mismos que desaparecieron a los 30.000.

Entonces, son la misma historia, por eso digo que son nuestros primeros desaparecidos. En la ex ESMA, que es donde se promocionan y se divulgan los DDHH, los pueblos originarios deberían tener mucha presencia, porque se trata no solamente de recordarlos como si fuera un hecho de venganza o revancha, sino porque el ejercicio de tenerlos cerca en la memoria es lo que nos permite sanar, no es un lugar de odio, es para que nuestras futuras generaciones tomen estos ejemplos como lo que no debe suceder nunca jamás.

Por eso estoy muy involucrado en las tareas simbólicas, a través de monumentos y obras en espacios públicos. Estoy convencido de que esta tarea es muy útil para la sociedad, es posible que haya quienes no estén de acuerdo con esto, que piensen que hay otras urgencias. Las hay, seguro, pero la dignidad y la memoria, esas cosas que parecen intangibles, hacen a nuestra cultura y a una necesidad que habla nada más y nada menos que de nuestra identidad.

Se pueden tener muchos problemas, de techo, falta de trabajo, de territorio, pero cuando se tienen problemas de dignidad, se tienen todos los problemas juntos. Cuando se tienen problemas de identidad, lo mismo.

Yo creo que no podemos no dar una mirada política a esta circunstancia, que el Secretario de DDHH de la Nación está intentando que el MMO no se construya porque sabe que estamos pidiendo que cuando se termine se done a la Ciudad de Buenos Aires y que vamos a pedir también que se saque el monumento al Gral. Roca que está a metros de la Plaza de Mayo.

M.H.: Es la campaña que desde hace varios años viene llevando adelante Osvaldo Bayer. Me imagino esto como un capítulo abierto.

A.Z.: Así es. Todavía no sabemos qué va a pasar, no sabemos qué nos va a proponer el Secretario de DDHH. Creo que esta medida de judicializar algo que podríamos haber discutido de otra manera, le es tan perjudicial a él como a nosotros. Esperamos que nos haga una buena propuesta, que intente como funcionario que es, ocupando el espacio que pagamos todos y que necesitamos, que nos dé una respuesta a la altura de las circunstancias.

Nosotros no vamos a aceptar un lugar afuera de la ex ESMA, porque estamos absolutamente seguros de que si nos mudáramos a un lugar que ellos nos consiguieran, en menos de una semana nos desalojarían a los tiros, o con gases y no se enteraría nadie. Y porque estamos adentro de la ex ESMA es que nos sentimos protegidos por el resto de los organismos de DDHH. En todo caso, surgieron en estos últimos 3 o 4 días, municipalidades como la de Marcos Paz, la de Merlo, la de Avellaneda, la de Hurlingham y provincias que nos han propuesto trasladar la escultura y todo el equipo que está trabajando en la obra. Así que en todo caso, lo gestionaremos nosotros. Pero nuestro primer pedido es que podamos terminar la obra en ese lugar, porque hacerlo allí es parte del objetivo.

miércoles, 24 de agosto de 2016

martes, 23 de agosto de 2016

Uruguay. Chau Daniel Rey Piuma


1
Resumen Latinoamericano/ El Muerto /22 de Agosto 2016 .-
Falleció Daniel Rey Piuma en Rotterdam. Estaba internado desde hace unos días. No llegó a testificar en la Causa Cóndor en Italia. Su denuncia internacional y las fotografías que tomó a los cuerpos aparecidos en las costas uruguayas durante la dictadura, demostró los vuelos de la muerte argentinos y la complicidad uruguaya (“eran asiáticos”, decían oficialmente).
1
ATADO. UNO DE LOS CUERPOS, ATADO DE MANOS POR DELANTE CON CINTA DE CORTINA, HALLADO POR LA PREFECTURA URUGUAYA, A LA ALTURA DE LA PALOMA. ES UNA DE LAS FOTOS QUE ENTREGARÁN AL JUEZ TORRES.
Porqué la CIDH y la OEA ocultó estos datos? (ya publicados por El Muerto anteriormente)

2
Una de las vítimas con los pies atados

3
Huellas. Cortes y partes quemadas en el brazo de otro de los cuerpos.
4Ropa y trozos de cables y cuerdas con las que fueron atadas las víctimas antes de ser arrojados al agua.
Mapa. La Prefectura uruguaya dibujó las corrientes marinas que llevaban cuerpos hacia La Paloma.
5
7Ataduras en ambas manos con cuerdas de persianas
9
Descripción de una de las víctimas.
 La CIDH finalmente después de 32 años le entrega a la justicia el material.
1
Un documental de la TV holandesa sobre un horrible secreto que la prensa uruguaya nunca se animó a publicar

PODEMOS ESTAR UNIDOS DE UNA PUTA VEZ,COMPAÑEROS


Pedro Sánchez: el pulso

Cuarto Poder


La esencia y la apariencia no suelen coincidir, en política mucho menos. Esta tiende a sepultar la esencia con la apariencia, a ocultarla, difuminarla hasta hacerla invisible. Así estamos desde hace meses. El sistema de partidos ha cambiado sustancialmente con la emergencia de Unidos Podemos y las fuerzas políticas se quedaron sin referentes y, lo que es más importante, están obligadas a cambiar. El “todos contra Unidos Podemos” ha funcionado en un aspecto esencial: el partido de Pablo Iglesias no ha conseguido convertirse en la oposición mayoritaria frente a las derechas y sus políticas, pero sigue teniendo una fuerza apreciable y sigue estando en condiciones de disputarle la hegemonía al PSOE. Este es el bloqueo real, el bloqueo esencial, los otros son bloqueos aparentes que tapan y ocultan a éste.
Quizás la mejor manera de entender lo que pasa es verlo como un ‘teatro de operaciones’ donde distintos ejércitos actúan combinando alianzas y objetivos estratégicos con la finalidad de ganar hegemonía, de ganar la guerra. Con la agudeza que le es propia, Enric Juliana ha intentado, con éxito, a mi juicio, dar cuenta de los operativos en este complejo teatro de operaciones y evaluar consecuencias futuras. Un actor apenas si aparece; me refiero a los poderes fácticos, a los grupos económicos y mediáticos dominantes. Desde hace tiempo vengo sosteniendo que se ha producido una fractura entre estos y la clase política tradicional; lo nuevo, tras las elecciones del 26 de junio, es que la recomposición del régimen se va a hacer en torno al PP. El guión se está cumpliendo en líneas generales, pero hay un problema que emerge de nuevo con mucha fuerza, el papel del PSOE. Por decirlo de otra forma,Pedro Sánchez está sosteniendo un pulso muy fuerte con los que mandan y no se presentan a las elecciones y en el interior de su propio partido, que, en muchos sentidos, son un mismo pulso.
La partida que está jugando Pedro Sánchez es a tres niveles. Uno, frente a los poderes fácticos; otro, frente a Podemos y el tercero, frente a su propio partido. La clave que todo lo organiza es polarizarse con la derecha, es decir, con Rajoy. Sánchez, mucho más de lo que se piensa, es un producto genuino del PSOE. Su aspiración profunda es que su partido siga siendo el partido de un régimen renovado y puesto al día en torno a la figura de Felipe VI. En esto no hay que hacerse demasiadas ilusiones. El objetivo sigue siendo derrotar a Podemos. El bipartidismo tenía y tiene una lógica implacable: una derecha que lo es cada vez más y una izquierda siempre más desdibujada, difuminada, dócil ante los que realmente mandan. Para eso, lo fundamental es que el PSOE siga teniendo el monopolio de la izquierda. El bipartidismo ha sido un modo de organizar el poder político que ha garantizado el predominio de las clases económicamente dominantes y el consenso, muy amplio, de los grupos subalternos. De ahí que, una y otra vez, Sánchez trace con mano firme el eje derecha e izquierda para polarizarse con Rajoy y, simultáneamente, “dirigir”, “ordenar”, “definir”, el complejo mundo de Unidos Podemos.
La operación tiene riesgos muy serios para Sánchez: está obligado a acentuar su papel de líder de la oposición y a la vez, no parecer culpable de la convocatoria de unas nuevas elecciones. Lo primero es saber, si se puede saber, cosa nada fácil, si el PSOE esta dispuesto a llegar hasta el final en su polarización con el PP/ C’s, o, por el contrario, está realizando diversos juegos de estrategia para hacer más aceptable, más asumible a su base militante y electoral, la abstención frente al gobierno de la vieja y la nueva derecha. Cuesta mucho trabajo pensar que este PSOE esté dispuesto a llegar hasta el final, mucho; sus relaciones con los poderes económicos y mediáticos son de altísima complicidad y ayuda mutua. Sánchez sabe que no durarían nada o casi nada él y su partido sin la ayuda preciosa, vital y urgente de los grupos empresariales básicos (el capital monopolista financiero y sus conexiones mediáticas) sobre todo, cuando, por primera vez, una fuerza -Unidos Podemos- le disputa en serio su hegemonía.
No hace falta irse muy lejos: las recientes elecciones generales mostraron hasta la saciedad el poder, los poderes, que realmente tienen y ejercen los que mandan para salvar al compañero Sánchez y a su partido. Claro que esto supone costes y no pequeños: la dependencia aumenta y la autonomía se diluye en el santoral de la vieja historia partidaria. El pulso sigue en lo interno: se le vigila de cerca y la confianza hace tiempo que desapareció, si alguna vez la hubo. Los barones lo son por que tienen poder político regional, ligados, conectados de mil formas, a los que mandan y temerosos siempre de no coincidir con la suficiente firmeza y determinación con ellos.
No creo que el PSOE llegue hasta el final. Hay todavía partido que jugar y las elecciones vascas y gallegas están al caer. Conocemos muy bien –Unidos Podemos lo sabe de primera mano– qué pasará si Rajoy y Rivera (peligroso enemigo cuando se sabe tanto y a fondo sobre los meandros y vericuetos del partido, hasta hace poco cómplice y aliado) salen derrotados: los que mandan, al unísono, pasaran todas las facturas no cobradas y las por cobrar. Éste será el momento Sánchez. No bastará el miedo a Pablo Iglesias ni la posible autoliquidación del PSOE. El momento, sigue siendo fundante y de excepción. Se necesitan políticos tipo RenziHollande, hombres de partido fuertes capaces de inmolarse con valentía, con decisión en la postrera refundación de un capitalismo subalterno y dependiente, según lo impuesto por una Unión Europea bajo hegemonía del liberalismo alemán. Ahora se tiene el poder político; hay que hacer las reformas imprescindibles, necesarias y urgentes que los poderes exigen. Máxime, cuando el peligro Unidos Podemos parece neutralizado. Hay partido que jugar y tomar mucha tila.
Unidos Podemos lo tiene mucho mejor, mucho mejor de lo que piensan sus dirigentes. Este tiempo se ha empleado bien: rebajar la exposición mediática, dejarse ilustrar por la vida y tiempo, tiempo para pensar, para planificar –política y orgánicamente– la nueva fase. La táctica de Podemos debería ser actuar como si hubiese elecciones, sabiendo que no las va a haber. La paradoja es solo aparente. Hace falta tensionar todas las fuerzas que se tienen, que son muchas, para reconstruir la organización, clarificar el discurso político y definir un proyecto creíble, posible y radical de un nuevo país. Las elecciones gallegas y vascas serán una oportunidad. Hay que unir con inteligencia cuestión nacional y cuestión social frente a una Europa neoliberal que cercena la soberanía popular, destruye el Estado Social y viola los derechos humanos. Lo sustancial del momento es la coherencia interna y una dirección política clara y diáfana. La pelota sigue estando en el tejado de Unidos Podemos.

Fuente: http://www.cuartopoder.es/cartaalamauta/2016/08/22/pedro-sanchez-pulso/463